Estudio Jurídico Portabella | Abogados. Compromiso desde 1925.
Nosotros Clientes Servicios Publicaciones Contacto
Publicaciones
 


<< Volver
Guía de Clase - Bolilla 4 - Responsabilidad Internacional del Estado
Publicado por Diego PORTABELLA
| 16 de abril de 2008

Descargar archivo a su computadora
DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO

BOLILLA 4

Responsabilidad Internacional del Estado

Elementos de la Responsabilidad

Los elementos para que se configure la Responsabilidad del Estado son:

-Hecho (acto u omisión)
-Daño (material o moral) -Relación de causalidad entre
el hecho y el daño resultante
-Imputabilidad o atribución al Estado como persona jurídica

Teorías

Por un lado encontramos la Teoría Subjetiva de la Responsabilidad del Estado. En contraposición a ésta, una vertiente más moderna postula la Teoría Objetiva. Actualmente se ha incorporado una tercer Teoría, aplicable a actividades taxativamente indicadas.

A - Teoría de la Responsabilidad Subjetiva

Para esta Teoría, además de presentarse los elementos típicos de la Responsabilidad del Estado (hecho imputable a un Estado que produce un daño; es decir 1- hecho, 2- imputación al Estado, y 3- daño); debe existir un elemento que refleja la intención del Estado en la realización de ese hecho, y con ello surge la Responsabilidad de dicho Estado.

Este elemento, que sostiene a toda la Teoría es la CULPA. Este es el elemento subjetivo que le da nombre a la Teoría y que responde a una intención ilícita o negligencia.

Como en el Estado, son los órganos competentes los que manifiestan la voluntad de éste y por lo tanto los actos de estos son los que pueden ocasionar el daño, hay que buscar la CULPA en el accionar de estos órganos.

Es así como se necesita descubrir el factor psicológico que movió al sujeto u órgano del Estado a actuar, para poder atribuir Responsabilidad al Estado mismo.

Desde el punto de vista práctico, el descubrir ese elemento psicológico se vuelve tan difícil -cuando no imposible-, que en la mayoría de los casos donde se pretende aplicar esta Teoría, no puede atribuirse responsabilidad al Estado y no puede darse una reparación adecuada al daño producido.

De cualquier modo no es este argumento que da razón a los que se oponen a esta Teoría, sino que en el Derecho Internacional no existe una norma que indique que debe investigarse el estado mental o de conciencia del sujeto que actuó en representación del Estado y por el cual se pueda atribuir responsabilidad a este último.

1-Carga de la Prueba

En este caso, es el afectado por el acto u omisión quien debe probar, no sólo que existió un nexo causal entre el hecho y el daño para que el Estado que lo ocasionó sea responsable, sino que además debe probar la existencia del factor psicológico en el sujeto que actuó en representación del Estado.

Es decir que la carga de la prueba cae sobre el afectado o damnificado. Es él quien debe demostrar que existió culpa o negligencia en quien lo dañó.

B - Teoría de la Responsabilidad Objetiva

Como contraposición de la Teoría Subjetiva se presenta la Objetiva, que deja totalmente de lado la CULPA o elemento psicológico para poder atribuir Responsabilidad al Estado.

En esta Teoría, no importa la disposición psicológica del sujeto que actuó en representación del Estado. Basta que se haya producido un daño por un hecho atribuible al Estado para que éste tenga que responder.

Esta Teoría permite la reparación del daño, demostrando sólo la existencia de los elementos de la responsabilidad (hecho, imputación al Estado y daño) sin necesidad de ahondar en la motivación de los sujetos u órganos del Estado que realizaron el acto u omisión que ocasionó el daño.

1-Carga de la Prueba

En este caso, se produce lo que se denomina “inversión de la carga de la prueba”, puesto que no es el damnificado quien debe probar la totalidad de los elementos de la responsabilidad, sino que es el Estado responsable quien debe probar su “inocencia”.

Es decir que el Estado que en principio debe responder por el daño que le es imputable a su accionar, es quien debe probar que el damnificado fue el causante de su propio daño o que la responsabilidad fue de un tercero por quien el Estado no debe responder.

Vale decir que en esta Teoría, si sólo se demuestra que existió un daño y que ese daño es atribuible a un hecho de un Estado, este Estado debe responder y reparar los efectos de su accionar dañoso. Y sólo puede eximirse de responsabilidad si el Estado prueba su inocencia alegando responsabilidad de terceros que no lo vinculan al hecho dañoso.

C - Teoría del Riesgo

Es una aplicación de la Teoría del riesgo creado, es decir, quien por su propio beneficio o utilidad introduce un elemento peligroso en la sociedad, debe responder por cualquier daño que dicho elemento produzca, sin tener que indagar en cuanto a culpa o negligencia.

Este principio –que aplicado extensivamente podría paralizar los avances de la industria, de la técnica, y de las nuevas tecnologías ya que en estas áreas no pueden preverse la totalidad de las consecuencias o impactos que puedan generarse a futuro – es aplicado únicamente sobre la base de reglas preexistentes para un número limitado de actividades extremadamente peligrosas.

De esta forma, en Derecho Internacional, esta Teoría es aplicada a los Estados que causen daños en tierra con sus aeronaves (Convención de Roma de 1.952); daños causados por Estados por el uso pacífico de energía nuclear (Convención de París del 29 de Julio de 1.960, Convención de Bruselas de 1.962 y Convención Suplementaria del 31 de Enero de 1.963 sobre Responsabilidad frente a terceros por daños nucleares); daños causados por el lanzamiento de objetos al espacio exterior y su caída a la tierra (Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre los Principios Jurídicos que rigen las actividades de los Estados en la Exploración y el Uso del Espacio Exterior).

La diferencia de esta Teoría con la de la Responsabilidad Objetiva, es que en la Teoría del Riesgo, el daño que se produce emana de una actividad peligrosa, pero que no es ilícita.


DIEGO A. PORTABELLA
ABOGADO
MAT. 6501


Descargar archivo a su computadora
 
Gonzalo Antón diseño Contacto